Un portátil en un viaje turístico

Un portátil en un viaje turístico

Ningún recuerdo, ni siquiera los más valiosos y exóticos, traído de un viaje turístico al extranjero transmitirá su experiencia tan vívidamente como sus propias fotos y archivos de vídeo. Pero incluso unos cientos de fotogramas, que caben en una unidad flash moderna, no suelen ser suficientes. Y ésa es una de las razones por las que los turistas llevan cada vez más no sólo una buena cámara digital, sino también un ordenador portátil. En el extranjero resulta muy útil para almacenar y ver en pantalla grande material fotográfico, y también como medio de comunicación. Casi todos los hoteles disponen de Internet, para que pueda ponerse en contacto con su familia y enviarles sus buenas fotos sin el gasto que suponen las caras tarifas de itinerancia.

Y para asegurarte de que tu portátil no te cause problemas en lugar de ayudarte, puedes seguir algunos consejos.

En primer lugar, hazte con una bolsa para él que no se note demasiado, pero que sea manejable, y mete en ella los documentos del portátil junto con el propio portátil.

En segundo lugar, no olvides una batería de repuesto y adaptadores de red para el cargador, dadas las diferentes normas de las tomas de corriente en los distintos países.

Un portátil en un viaje turístico

También deberías eliminar todo el software innecesario de tu disco duro, especialmente el que no tenga licencia, que podría ser un problema en la frontera.

Es aconsejable dejar el ordenador portátil en una caja fuerte cerrada cuando salga del hotel. En las excursiones y en la playa sólo será una carga innecesaria y un objeto de atención para posibles ladrones.

Cargue la batería antes de ir al aeropuerto, ya que puede ser necesario encender el portátil para demostrar a los agentes de seguridad que no se trata de un artefacto explosivo. Las pilas también te vendrán bien para pasar el tiempo durante el vuelo.

A la vuelta, prepara una declaración para el despacho de aduanas en la que figure tu portátil: así confirmarás que lo has traído contigo y no lo has comprado en el extranjero, por lo que no tendrás que pagar derechos de aduana por él.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol
Cerrar